miércoles, 19 de noviembre de 2014

Consejos para el viajero: Precauciones medicas antes de viajar

Si bien nunca me enferme de gravedad durante mis viajes, la salud es libertad y por esto es recomendable tomar las precauciones necesarias para que ninguna enfermedad nos deje fuera de nuestra travesía.
Antes de salir deberíamos analizar los problemas sanitarios de los países a los cuales nos dirigimos y consultar con un médico.



Altura
Si viajamos a las alturas, la presión barométrica disminuye, lo que reduce la presión parcial de oxígeno y causa hipoxia. En estas condiciones el cuerpo, que requiere al menos unos cuantos días para aclimatarse satisfactoriamente.
Los viajes a altitudes elevadas sólo están contraindicados en algunas afecciones. Entre las más frecuentes se incluyen angina inestable, hipertensión pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) grave y anemia falciforme.

Clima
Los cambios repentinos de temperatura y humedad pueden tener efectos adversos para la salud. La exposición a altas temperaturas y humedad origina pérdida de agua y electrolitos (sales) y puede provocar extenuación por calor y golpe de calor.
La exposición a la radiación Ultravioleta, puede producir quemaduras solares debilitantes e insolaciones graves, la exposición de los ojos puede causar queratitis aguda («ceguera de la nieve») y, el daño a largo plazo provoca el desarrollo de cataratas, la exposición a la luz solar puede desarrollar una forma de urticaria solar.

Alimentos

Muchas enfermedades infecciosas importantes se transmiten a través del agua y alimentos contaminados. Para los viajeros, el principal problema sanitario asociado con el agua y los alimentos contaminados es la «diarrea del viajero», que puede ser causada por numerosos agentes infecciosos.

Fauna
Los animales representan un papel esencial en la transmisión de muchas enfermedades infecciosas (los mosquitos y las moscas hematófagas son importantes insectos vectores de enfermedades, las garrapatas y ciertos caracoles acuáticos participan en el ciclo vital y de transmisión de enfermedades).

Vacunaciones Obligatorias
Algunas vacunaciones están sometidas a reglamentación internacional, pudiendo ser exigido por las autoridades locales del país que se visita.

Fiebre Amarilla
La vacunación es obligatoria para entrar en algunos países. Independientemente de su posible exigencia, se recomienda esta vacunación a todos los viajeros que se dirijan a zonas infectadas de África y América del Sur.
Recomendaciones de vacunación contra la Fiebre Amarilla en África (mapa)
Recomendaciones de vacunación contra la Fiebre Amarilla en América del Sur (mapa)

Meningitis Meningocócica
La vacunación contra la enfermedad meningocócica es exigida por Arabia Saudí a todos los peregrinos que visitan La Meca.

Poliomielitis
Algunos países libres de poliomielitis pueden exigir a los viajeros procedentes de países con notificación de presencia de poliovirus salvaje se vacunen contra la poliomielitis para obtener un visado de entrada.


Vacunaciones recomendadas

Cólera: Se transmite por agua y alimentos contaminados. Las zonas endémicas se encuentran principalmente en África, Centro y Sudamérica y Sudeste Asiático.
El riesgo de cólera para los viajeros es muy bajo y la mejor forma de prevenir la enfermedad son las medidas higiénicas con el agua y los alimentos.

Fiebre tifoidea: Se transmite por el agua y los alimentos contaminados. Los países más afectados se encuentran en África, Centro y Sudamérica, Oriente Medio y Sudeste asiático.

Hepatitis A:
Se transmite de persona a persona y por la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas. La distribución es Mundial, pero es más habitual allí donde las condiciones sanitarias son deficientes y la seguridad del agua de bebida no está bien controlada.

Hepatitis B: Se transmite sobre todo por vía sexual, transfusiones sanguíneas, productos con sangre contaminada o por material contaminado (jeringas, tatuajes, piercing, acupuntura) y vertical perinatal madre-hijo. Se distribuye por todo el mundo, pero con diferentes niveles de riesgo. En algunas zonas de América del Norte, en el norte y el oeste de Europa, el Cono Sur de América del Sur, Australia y Nueva Zelanda, la prevalencia de la infección crónica es relativamente baja (menos del 2% de la población general).

Poliomielitis: En el momento actual (2010), solo siguen sin interrumpir la transmisión del poliovirus salvaje 4 países: Afganistán, India, Nigeria y Pakistán.
A finales de 2010, el poliovirus salvaje importado se encontraba circulando en 14 países previamente libres de la enfermedad: Angola, Chad, República Democrática del Congo, Liberia, Malí, Mauritania, Nepal, Níger, Rusia, Senegal, Sierra Leona, Tayikistán, Turkmenistán y Uganda.
Hasta que se haya certificado la erradicación de la enfermedad a escala mundial, continuará el riesgo de que la contraigan los viajeros que van a las zonas infectadas, así como, de que los viajeros procedentes de las zonas infectadas vuelvan a infectar las zonas libres de polio.
Los viajeros que se dirigen a países con notificación de poliovirus salvaje y los que proceden de ellos, deben protegerse mediante la vacunación.

Rabia: Se transmite al hombre por contacto directo (mordedura, secreción) con determinadas especies de animales (perros, gatos, zorros, murciélagos, mofetas, etc.). La rabia está presente en mamíferos de muchos países de todo el mundo. La mayoría de las muertes por rabia en África y Asia, que se estiman en 55.000, se producen en países en desarrollo,

Tétanos: Penetra en el organismo a través de heridas o erosiones en piel o en mucosas, sobre todo en heridas anfractuosas por lo que es fundamental que ante cualquier herida la limpieza y desinfección sea concienzuda, Su distribución es universal.

Otras vacunaciones
Existen otras vacunas que sólo son aconsejables en casos especiales, en los que hay que valorar individualmente las características y la duración del viaje, las condiciones sanitarias del país de destino, la edad y la situación clínica del viajero.
Estas pueden ser: encefalitis primero estival, encefalitis japonesa, neumococo, difteria, gripe, etc.

Prevención de la malaria
La malaria es una enfermedad grave que se propaga por la picadura de ciertos mosquitos y ocurre principalmente en climas tropicales y subtropicales. La malaria puede causar fiebres altas, escalofríos con temblores, síntomas seudogripales y anemia.



Si bien nunca esperamos que nos pasen cosas malas durante nuestros viajes, hasta la persona más atlética y saludable puede sufrir alguna enfermedad y nunca esta de más saber los posibles problemas a los cuales nos podemos enfrentar.

Más vale prevenir que lamentar.

Fuente.
Fuente.

1 comentario:

  1. Magnifico el informe, muy oportuno gracias por la informacion.

    ResponderEliminar